viernes, 5 de junio de 2009

Mal sueño, sana preocupación.


Ya de noche, al entrar en una tienda de ropa tenuemente iluminada llaman la atención unas denostadas revistas verdes junto a la caja. En la portada aparece "Chuck Norris", con la cabeza de Raphael y un cuerpo musculosamente agresivo.

Luego veo la camioneta transportando manos cortadas, claro que en el sueño eran más reales. Y así permanezco observando un rato mientras las pobres manos cambian de tonalidad hacia el verde-azul de zombi o pescado, y se mueven levemente, como resistiéndose a semejante destino.

Fundido a blanco. Despierto. ¿Qué simbolizan las manos cortadas?

En el sentido más directo, la pérdida de libertad para trabajar. De mucha gente pues eran muchas manos. Más allá, la pérdida de libertad en otros sentidos. Y por supuesto el triunfo del barbarismo o el detrimento de la civilización.

Continuamente optamos entre dos rumbos excluyentes: civilizarse o embrutecerse. Tomar la brutalidad como algo natural en el ser humano manera común de despreocuparse para "tirar palante". Sin embargo, al plantearse un futuro más salvaje que el presente se pierde la ilusión por vivir en él. Y pretender que simplemente no va a ocurrir se me antoja irresponsable. Por la civilización hay que trabajar (que no 'luchar' como los más terribles quieren hacernos pensar). Todo lo que no trabajemos a favor, probablemente irá en contra.

Estamos presenciando estos días la campaña 'política' por 'Europa', con evidencias de que los (eternos) aspirantes a dirigentes no parecen precisamente las personas más admirables de nuestra sociedad. Al menos los únicos que vemos, los de los partidos con más fuerza mediática, los que nos convencen día a día de que no hay más opción que alternar entre ellos.

Pues si no hay opción aparente, habrá que buscarla y unirse, y si no se encuentra crearla. Tomarse la Sociedad como algo nuestro y pretender influir en el curso un poco más general de las cosas se antoja agotador e insólito pero ¿es responsable dejarlo en manos de unos brutos? ¿Qué les diremos a la siguiente generación, que no intentamos hacer nada porque nada se podía hacer, o que "al menos voté a la oposición para que alternasen"?

Asociarse, poner algo de nuestra parte, currarse una alternativa, será arduo; pero más lo será cuanto más tardemos.

1 comentario:

El Puli dijo...

Ahí lleva Ud. toda la razón. Ese bipartidismo al que parecemos condenados y al que la Ley Electoral no hace más que ayudar (los partidos más votados son los que "merecen" más minutos en TV, más carteles por las calles, etc) nos llevará a convertirnos finalmente en una sociedad como la americana, muy próspera (para algunos), de un capitalismo salvaje y carente de servicios sociales, a la par que llena de cabezas huecas que sólo piensen en blanco y negro.

Y no va a ser el PSOE precisamente el que nos salve de eso. El PSOE, al igual que el PP, son el problema, no la solución.

¿Y la vergonzosa campaña electoral que hemos vivido? Basada en descalificaciones de unos y otros, sin ningún interés por lo que se decide en Europa, sino sólo por los politiqueos internos, absolutamente desilusionante. Al pueblo hay que hacerle ver que gran parte del ordenamiento interno del país no es más que transposición de directivas comunitarias, que se deciden y aprueban por el parlamento europeo (bueno, y por la comisión y demás burocracia europea), por lo que hay que saber que lo que se decide ahí es fundamental para lo que se vive en cada estado miembro: la política de privacidad de datos, la política de telecomunicaciones y sociedad de la información, la política agraria, ganadera y pesquera...

Si la gente supiera la influencia que todo esto tiene, no habría tanta abstención en las europeas.

Bueno, ya he comentado bastante.

Metal
AP